Salvador Cisneros Betancourt

Uno de los principales líderes de la Junta Revolucionaria de Camagüey, su firme decisión de no permitir que los españoles concentraran todo el poderío contra los patriotas orientales, determinó el alzamiento de los camagüeyanos el 4 de noviembre en Las Clavellinas. Heredó de su padre el título nobiliario de II Marqués de Santa Lucía en 1846.

 

Síntesis biográfica

 

Infancia y juventud

Nació en Puerto Príncipe, provincia de Camagüey el 10 de febrero de 1828. Pertenecía a una de las familias principeñas más importantes, dueña de grandes extensiones de terreno y otras propiedades, cuya relevancia dentro de los grupos de poder de la villa se afianzaba —como en tantas otras— por las redes de parentesco creadas a través de generaciones.
Salvador fue el único hijo varón en los dos matrimonios de su padre. La primera esposa de José Agustín Cisneros fue Catalina Betancourt y Betancourt con la que tuvo tres hijas: Francisca Javiera, María del Carmen y Ciriaca Eusebia. De sus segundas nupcias con Ángela, hermana de la difunta, nacieron Salvador Escolástico, Agueda y María Caridad.
Viudo por segunda vez sostuvo una relación no legalizada con Francisca Hernández Llanes, con la que tuvo dos hijos más, Félix e Isabel Cisneros Hernández, quienes fallecieron en la infancia.
Enviado a estudiar a los Estados Unidos, permaneció en ese país unos cinco años hasta su regreso en 1846. Tenía en ese momento 18 años y pronto supo que se planeaba su matrimonio con Micaela Betancourt y Recio, hija de su tío Gaspar.
Predispuesto contra esos planes, muy comunes en la época, trató de acudir lo menos posible a la casa de su prima hermana, pero en una visita a la finca El Aguacatal, adonde acudió para acompañar a su hermana Águeda, descubrió que Micaela, de solamente 16 años, tenía, como él mismo confesó:
«[…] atractivos por su hermosura y candor, y no pudo por menos que atraerme. No le fui indiferente, y en una hoja de naranja le hice mi declaración, a la que correspondió».
El matrimonio se celebra el 12 de diciembre de 1850. De su matrimonio con Micaela nacieron entre 1852 y 1866 siete hijos: José Agustín, Carmen, María Ángela, Gaspar Alonso, Ángela Gregoria, Clemencia Catalina y Clemencia Irene.
La Guerra Grande fue una dura prueba para la familia del Marqués. Hombres y mujeres acostumbrados a una vida regalada vieron sus existencias transmutadas en incertidumbre, hambre y muerte.
En el mismo noviembre de 1868. Micaela entre otros parientes, salieron de la ciudad para seguir a sus hombres.
A la muerte de su esposa, sus hijos Gaspar, Ángela y Clemencia quedaron al cuidado de su suegra y cuñadas hasta que en 1870 ellas decidieron abandonar el campo y regresar a la ciudad tratando de llevarse consigo a los niños.
Eran momentos en que la vida en la manigua se había hecho en extremo difícil para las familias insurrectas perseguidas con saña inhumana por las tropas españolas y los guerrilleros.

 

Participación en la Guerra de Independencia

Presidió la Junta Revolucionaria de Puerto Príncipe, creada en 1866. Asistió a las reuniones conspirativas de San Miguel de Rompe y la Hacienda Muñoz representando a los camagüeyanos. El inicio de la guerra lo sorprendió en La Habana, por lo que regresó a Camagüey para organizar su apoyo. El 3 de noviembre de 1868, en el liceo de la ciudad, convocó a todos los comprometidos a reunirse, al siguiente día, en las orillas del río Clavellinas, distante unas tres leguas, donde se materializó el alzamiento de los camagüeyanos.
Participó en el combate de Arenillas y presidió el Comité Revolucionario de Camagüey. Fue delegado por Camagüey a la Asamblea Constituyente de Guáimaro, donde resultó elegido presidente de la Cámara de Representantes.
Fue herido en un brazo durante el ataque a la Torre Óptica de Colón. Estuvo entre los principales instigadores de la destitución de Carlos Manuel de Céspedes como presidente de la República en Armas.
Depuesto éste, el 27 de noviembre de 1873, lo sustituyó en la presidencia, ya que desde el 13 de abril de 1872 se había acordado que en caso de quedar vacante la más alta magistratura encontrándose ausente el vicepresidente, el encargado de asumir el cargo sería el presidente de la Cámara.
Su gestión como presidente cesó el 29 de junio de 1875, día en que renunció presionado por la demanda de los sediciosos de Lagunas de Varona. Regresó a la Cámara de Representantes, en la cual resultó nuevamente electo.
Fue el único de los diputados que se negó a renunciar y a que la Cámara se disolviera durante su última sesión. No aceptó el Pacto del Zanjóny marchó a Estados Unidos, de donde regresó en 1884.
En la Guerra del 95 se alzó el 5 de junio de ese año, al frente de 12 camagüeyanos, en Las Guásimas de Montalbán en Santa Cruz del Sur
Se sumó al mayor general Máximo Gómez en Sabanilla del Junco.
Presidió la Asamblea Constituyente de Jimaguayú donde resultó electo Presidente de la República en Armas, convirtiéndose en el único cubano que ocupó ese cargo en dos ocasiones.
Junto con los miembros de su gobierno acompañó a la columna invasora, bajo el mando del mayor general Antonio Maceo, desde Mangos de Baraguá hasta Ciego de Potrero, en Sancti Spíritus desde donde regresó a Oriente. Fue elegido delegado a la Asamblea de La Yaya.
Después de concluido su gobierno en 1897, no ocupó cargo alguno manteniéndose con su escolta y ayudantes hasta el final de la guerra. También resultó elegido para representar al 3.er Cuerpo en la Asamblea de Santa Cruz del Sur de la cual fue su vicepresidente.
Votó en contra de la destitución del mayor general Máximo Gómez como General en Jefe del Ejército Libertador.
Como delegado por Camagüey a la Asamblea Constituyente de 1901 se opuso firmemente a la aprobación de la Enmienda Platt y emitió un voto particular contra la misma.
Fue electo senador, también por Camagüey, para el primer Congreso de la República (mayo de 1902). En 1906 tuvo un estrecho vínculo con la apertura del Archivo Provincial de Camagüey.
El 2 de agosto de 1907 inició un movimiento integrado por patriotas con el objetivo de enfrentar la corriente anexionista, que durante la segunda intervención militar norteamericana pretendía que Cuba se convirtiera en un protectorado norteamericano.
Fundó, el 10 de octubre de ese año, la Junta Patriótica de La Habana. El 26 de marzo de 1913 resultó proclamado presidente del Comité Pro Abolición de la Enmienda Platt.
Fue reelegido en el senado por el pueblo camagüeyano, de forma consecutiva.

 

Muerte

Muere, en la antigua Ciudad de La Habana, actual provincia La Habana el 28 de febrero de 1914.

 

Fuentes

About Author