#27N en Cuba. Memorias de una protesta pública I

#27N en Cuba. Memorias de una protesta pública I

Memoria escrita de la reunión sostenida el 27 de noviembre de 2020 entre funcionarios del ministerio de Cultura y artistas e intelectuales cubanos.

El siguiente documento es el resultado de la comparación de las notas tomadas por varias personas que estuvieron presentes y de los recordado por los participantes. Hubo más intervenciones en la reunión pero acá se ha tratado de resumir la esencia de lo ocurrido ese día en un pequeño teatro del ministerio de Cultura.
Fernando Rojas, Viceministro de Cultura, les da la bienvenida y les cede la palabra.
Michel Matos, en representación del MSI, exige respeto y transparencia; habla del sufrimiento del MSI.
La Seguridad del Estado se ha adueñado del país, nos tratan de manera militar y somos civiles, hemos sido maltratados por ellos, arrestados, reprimidos, golpeados, citados, nos han puesto en prisión domiciliar, nos quitan la conexión a internet y todo sin un documento legal. Esto no es aceptable. Es inadmisible lo que está sucediendo. La huelga de hambre iniciada por algunos de los miembros del Movimiento San Isidro ha sido un resultado de la desesperación. Estamos totalmente indefensos y nos hemos visto completamente solos.
Ustedes deben ser los que hablen con nosotros, no la Seguridad del Estado.
Exigimos un proceso justo para Denis Solis. A Denis Solis se le han violado todos sus derechos. Anamely Ramos fue a la estación policial a preguntar por Denis Solis, a hacer un trámite completamente legal, y la arrestaron. ¿Cómo es posible que sucedan estas cosas? Y todos hemos estado sufriendo este tipo de cosas.
¿En qué país estamos viviendo? ¿En qué nos estamos convirtiendo? Todos somos cubanos, aunque estemos en desacuerdo. Esta es nuestra patria, nuestro país. Nosotros nacimos aquí.
Cuba tiene una larga tradición de disidencia. Un país no puede dirigirse como se dirige un campamento, y esto es lo que estamos viendo. Estamos desesperados. Los propios medios oficiales están manipulando la realidad, están haciendo un show.
Estamos en un punto de exigir las libertades elementales que todos deberíamos tener. Se está exacerbando la censura a la individualidad. Exigimos respeto a nuestra individualidad. No somos mercenarios, ni terroristas ni delincuentes, somos cubanos. Sentimos la necesidad de participar de nuestra nación.
Hace 2 años que esperamos respuesta del Ministerio de Cultura por el debate y oposición que generó el Decreto 349. No nos están respetando, no nos están escuchando. No somos delincuentes, somos creadores. Si cree que nosotros nos estamos divirtiendo y que esto es un show, está equivocado. Esto no es un show.
La Seguridad del Estado, si persiste en sus métodos criminales, va a crear una realidad verdaderamente dramática. Si esas fuerzas son hoy las que dirigen la nación, están hipotecando el futuro.
Queremos una Cuba sana, soberana, una Cuba próspera y con libertad.
Katherine Bisquet lee las demandas:
-Revisión y transparencia del proceso judicial contra Denis Solis.
-Libertad de Luis Manuel Otero Alcántara (LMOA).
-Derecho a tener derechos, libertad de expresión, libre creación y disenso.
-Cese del hostigamiento, la difamación y descrédito por parte de los medios oficiales.
-Reconocimiento y respeto al posicionamiento independiente.
-No más violencia policial, no más odio político.
Que sea el amor y la poesía lo que unan a este pueblo.
Fernando Rojas toma nota.
Mauricio Mendoza: Me preocupa el trato que se le da a los periodistas independientes, que ustedes no nos incluyen, no nos dan espacios para poder expresarnos, ni para poder mostrar una realidad que no es la que se muestra en Granma o Juventud Rebelde.
Nosotros no estamos de acuerdo con el gobierno, ¿y qué?
Gracias a muchos medios independientes se conocen las cosas que están pasando en Cuba.
Nosotros merecemos y tenemos derecho a trabajar.
El periodista de Diario de Cuba, habla además del reconocimiento de la prensa independiente, del derecho a participar de esos debates y documentar. También de los bloqueos de los medios independientes en Cuba; la necesidad de tener libertad de expresión y el derecho a ejercer la profesión, así como los descréditos que sufren los periodistas independientes en la prensa oficial.
Daniel Díaz Mantilla: Debemos recordar los años previos a la fundación del Ministerio de Cultura; surgió en un momento en que el diálogo parecía imposible, para establecer un canal de comunicación entre los creadores y el gobierno. Y eso no se ha realizado. Sigue la falta de diálogo entre la Institución y la comunidad artística. Debemos poner fin a la falta de comunicación entre los artistas y los funcionarios de Cultura que existe desde hace años.
No somos enemigos, tenemos que encontrar puntos en común para dialogar. No hay necesidad de enemistarse, hay que escuchar. Su trabajo es dialogar con otras instancias del gobierno, esa es su función: encontrar vías para que nosotros podamos existir.
Lo que yo veo en estos muchachos es lo mismo que yo viví en los años 90´ e inicios de los 2000: censura, recelo, desconfianza, atropellos. La realidad es cambiante y es algo que algunos no quieren ver. Hay que buscar la manera de construir un diálogo sano y constructivo. Debemos impedir que se recurra a métodos criminales para tratar a la sociedad cubana.
Nosotros hicimos una nueva Constitución y el derecho de estas personas, que es constitucional, no se está respetando. La Seguridad del Estado está violando incluso la Constitución de la República de Cuba. Cuando se recurre a métodos criminales se es criminal y cuando el Estado recurre a métodos criminales, ese Estado también es criminal.
¿Para qué se luchó? ¿Para qué se luchó tanto? La confianza se logra con el tiempo, pero lo criminal no es admisible.
Tengo mis criterios, algunas decisiones no las comparto, pero agradezco que haya un Estado. Pero, ahora, la Seguridad del Estado está asumiendo acciones que no le corresponden y con total impunidad, siembran miedo, destruyen amistades, familias… Ninguno de los que estamos aquí estamos asumiendo posturas que atentan contra la soberanía ni mucho menos.
No comprendo cómo una persona puede ser juzgada con tanta facilidad, que se le acuse tan fácilmente de mercenario y que las instituciones que lo acusan nunca se retracten. Ustedes tienen una responsabilidad en esto que está sucediendo.
Esas leyes son las que nos defienden, las que nos cuidan, pero la Seguridad del Estado viene con una fuerza que hace que los mejores jóvenes se vayan, se quedan los que no tienen valor para decir lo que piensan. Hay que tener valor para decir lo que se piensa en este país, como estamos diciendo ahora lo que pensamos.
Honren los motivos por los que ustedes existen como Institución.
Yunior García: Los Congresos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba han sido un teatro. Yo fui al Congreso de la FEEM y ahí se escogía los temas que debía hablar cada persona. Es también una puesta en escena.
Este año no ha sido gris, ha sido negro, por la censura sin sentido. Recordemos el caso de Pedro Junco, expulsado recientemente de la UNEAC por motivos políticos. También está el caso de Aparicio.
No puede ser que a mí, por dar una entrevista para CiberCuba, se me intente censure.
Luchar contra la censura desgasta. Yo tengo derecho a decir lo que pienso. No puede ser que a un artista por pensar diferente lo satanicen, se le trate como a un criminal, se atente contra su dignidad, se digan verdades a medias y se difame de él en la prensa. La prensa oficialista, al no contar la realidad, está negando algo que el mundo entero ya sabe por los medios independientes y la prensa extranjera. No mostrar la verdadera realidad cubana o esconderla, es mentir.
Exigimos respeto a la dignidad de los artistas, no censura ni discriminación por motivos políticos. Entiendan que esta juventud no es la misma de hace años atrás.
Cuba es un país que se está engañando a sí mismo y ya nadie se lo cree. Los mecanismos que se usaban ayer ya no funcionan. Basta ya de esa puesta en escena pésima.
Si se comete un delito, ok. Pero a nadie le pueden censurar una obra por ser política, si no están de acuerdo, hagan la suya. Las ideas políticas se combaten con ideas, no con censura ni con cárcel.
Hay que derogar el 349 y el 370, violan nuestros derechos.
Fernando Rojas: Ese no es el espíritu de esta mesa.
Yunior García: Hemos ido a peor desde el último congreso de la UNEAC.
La declaración de la AHS es nefasta, no reconoce la opinión de sus propios asociados. No puede ser que ustedes se parezcan más a la UJC que a nosotros. Es un discurso cheo, hay que acabar con la chealdad. No hay que defender esta u otra ideología específica, sino tener diversidad. La Cuba diversa no se refleja ni en la prensa oficial ni en las instituciones.
Los que salieron del Congreso de la UNEAC, cuando venían de regreso en la guagua, estaban con mucha alegría. Y ahora están decepcionados.
Tienen que dejar de vernos como enemigos. No lo somos. Somos cubanos que pensamos distinto.
Juan Pin Vilar: Me he encontrado con una situación terrible. ¿Cómo es posible que estas personas que están aquí y que no conozco tengan la razón y ustedes (dice dirigiéndose a los funcionarios), que son mis amigos, no la tengan?
Esta gente tienen una obra. Nadie tiene derecho a decir quién es artista. Todo lo que hemos visto aquí es resultado de la ineficiencia del Ministerio de Cultura. Estas personas existen y tienen derechos, y ustedes están ahí para ellos.
Esto aquí está lleno de funcionarios que roban. Por años hemos visto la corrupción en las instituciones. ¿Cómo la prensa no habla de eso y sí nos llama mercenarios? ¿Qué mayor ejemplo de corrupción que, para que un artista cante, haya que firmarle un papel? Una autorización para hacer una película cuesta 400 dólares. La responsabilidad de esto es de ustedes.
Michel Matos, ese muchacho que yo no conozco, tenía un festival (Rotilla), se lo quitan y lo acaban. Si lo hubieran cogido para hacerlo mejor, pero no, se lo quitaron para hacer absolutamente nada.
Hace cuarenta años que los conozco a ustedes (dice señalando a los funcionarios del MINCULT), no es posible que ustedes no entiendan que estas personas existan y tienen derechos.
Ellos son la razón de ser del Ministerio de Cultura, si no fuera por ellos, el MINCULT habría que cerrarlo.
Llevo años oyendo lo mismo. En la época en yo estaba en la AHS, cuando se trajo el Proyecto Paideia, se dijo de todo en contra de ellos. Para respetarse como artista a veces hay que decir: sí, tengo que salirme de la AHS, porque están hundiendo a otro compañero artista. Y por eso me fui de la Asociación.
¿Cómo es posible que a estas personas que no conozco las entienda mejor que a ustedes? ¿Cómo es posible que la burocracia haya enterrado al Movimiento San Isidro?
Alfredo (Guevara) era censor pero discutía, y no permitía que llegara la policía.
¿Ser mercenario? ¿Dónde vamos a trabajar? Yo llevo diez años sin poder trabajar, y voy a empezar a trabajar para Diario de Cuba.
En mi vida he hecho daño a la revolución. Se puede ir preso (Denis Solis) porque cometió un delito, no porque pintó o hizo una canción. No usen las organizaciones, no puede ser que cuatro gatos hablen en nombre de todos.
No somos mercenarios. Debe existir libertad de expresión.
Gretel Medina Mendieta: Debemos insistir en lo que nos ha traído aquí hoy, y esas demandas trascienden la libertad creativa, es la libertad que tenemos de existir, es la libertad ciudadana en general. Todo esto trasciende la libertad artística, es la libertad de que alguien pueda expresarse libremente.
¿Por qué venimos aquí? Porque ustedes son quienes nos representan. No puede ser que en Cuba se estén cometiendo violaciones de la Constitución y las instituciones que nos representan no se hayan pronunciado. No sentimos que ustedes nos representan o protejan. No han mediado en nada de lo que ha ocurrido.
Henry Eric Hernández: “Palabras a los intelectuales” en los años 60´, eso que tan bonito se pinta, no fue más que un pacto con pistolas. No fue un pacto inclusivo. En Cuba ha habido muchos quinquenios grises.
Antes de ser artista, se es ser humano y ciudadano.
Nuestro amigo Italo tenía un proyecto pedagógico que las instituciones no poseen, ni siquiera el Museo Nacional de Bellas Artes. Le pusieron tres mil pesos de multa y le hicieron destruir su jardín. Esperamos respuestas del Ministerio por el caso de Italo Expósito durante dos años, desde la reunión por el Decreto 349 en septiembre de 2018. Italo se cansó y se tuvo que marchar a Europa. Ustedes lo maltrataron y lo expulsaron.
El caso de Italo se aplazó por ti, Fernando (dijo mirando a Rojas). Se cansó de este país, de la represión a su proyecto social, se fue para Europa. Perdimos a un colega.
El camino no es de ustedes. En Cuba no existe una crítica de arte que cuestione la violencia política.
Me parece fundamental el hecho de que aquí no existe la pluralidad y eso incluye la no gestión desde el pluripartidismo. Hay que generar, pactar o afirmar estas libertades ya.
Desde los 80´ Fernando (Rojas) ha estado en la gestión cultural y censurando. Desde siempre hemos visto la represión sobre los firmantes de la “Carta de los diez”, la Primavera Negra, Paideia o Art-De… sé que no a todos, pero a muchos intelectuales esta represión no nos parece bien y nos oponemos.
Hay personas que defienden el gobierno antes de defender a los ciudadanos. Con todo respeto, han pasado 60 años y he estado viendo la misma batalla contra la censura. Los artistas han tenido que irse.
Pondrán otros cuadros políticos, pero son 60 años de represión. Tengo amigos en Paideia, en la Carta de los 10 y son más comunistas que muchos de los que están aquí (dijo señalando a la mesa de los funcionarios).
Tengo un amigo que tenía el estigma político de su padre, Bernardo Marqués Rabelo, uno de los firmantes de la carta de los diez, y terminó abandonando el ISA. Y su padre, murió en Miami, sin ser nunca un mercenario como decían ustedes.
Llevamos 60 años pidiendo lo mismo: inclusión, cese de censura, libertad de expresión…
Su papel como actores políticos es penoso, ejercen el mal, la censura y el desprestigio. Es necesario acabar de resolver esto, con rapidez. Ustedes están viejos, por ley de vida se van a morir. Vamos a condenarlos si no hacen nada ahora y van a morir como malhechores. ¡Váyanse de ahí!
Cuando se censura a una persona, se va más allá de la política cultural. ¿Cuándo, de allá para acá, va a cesar la presión? ¿Creen que esa es la política cultural de la Revolución? La cultura del pensamiento va a crear una democracia. Si ustedes no pueden con eso, retírense.
Julio Llopiz-Casal: A mí me gustaría empezar hablando de un escritor cubano que vive en el exilio que se llama Rafael Rojas, que todos ustedes deben conocerlo, él escribió un libro que se llama “Tumbas sin sosiego”. Este libro me lo regaló mi padre luego de un viaje a España, muestra gran parte de la historia de Cuba: habla sobre Roberto Fernández Retamar, sobre los debates entre diferentes partidos políticos para redactar la Constitución del 40´, la diversidad de opiniones y el consenso…
Yo no coincido con Roberto Fernández Retamar, pero gracias al desmontaje de Rafael Rojas pude entender lo que fue como intelectual.
Yo me pregunto, ¿por qué un pensador como Rafael Rojas no forma parte de la brújula del pensamiento histórico de este país?
¿Cómo es posible que yo haya tenido que esperar a que me cayera un libro de España para tener ganas de conocer mi país, su historia, para ver a Cuba desde el corazón, para poder mirar a Cuba con la mano en el corazón, sin odios y sin sentimientos bajos?
¿Qué va a pasar el día que mil personas digan Abajo la Revolución, cuando se carga con una historia tan negra? Nada. No se trata de decir arriba o abajo la revolución, se trata de conformar un país, un país con una historia muy triste. Es una historia muy triste lo que ha conformado a esta revolución.
En mi familia ha habido incluso divisiones familiares por temas políticos, pero en general nos respetamos, y convivimos pese a nuestras diferencias de opinión. ¿Por qué nuestro país no puede ser así?
Amaury Pacheco: El Movimiento San Isidro nace de una anomalía del sistema: el Decreto 349. Desde entonces, hemos sufrido la represión de la Seguridad del Estado e incluso ataques de la prensa. También hemos enfrentado, como parte de esos decretos oscuros, al Decreto-Ley 370.
El 349 le puede funcionar a un gobierno pero le hace mal a la nación. Hemos dicho BASTA y lo estamos asumiendo. Hemos prendido una mecha hacia una pluralidad nacional.
Yo era parte del proyecto Poesía Sin Fin y tú, Fernando (dijo dirigiéndose a Rojas), nos sacaste de la sede de la Casa de la Cultura de Alamar y cuando te hablamos de amor, de poesía, me dijiste, Fernando Rojas, “la orden está dada”.
Yo me muevo desde las libertades ciudadanas y la libertad de expresión. Exigimos el cese de los ataques y el hostigamiento sobre Luis Manuel Otero Alcántara y el MSI. Luis Manuel Otero Alcántara está desaparecido, tiene récord de detenciones y ha resistido más de lo que puede resistir una persona. Luis es un punto esencial y sigue desaparecido. San Isidro no va a dar la espalda.
Cuba hoy tiene un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (Organización de Naciones Unidas) y viola los derechos humanos. Esto no se entiende.
Ian Benavides: El divorcio entre el Estado y la sociedad es provocado por la censura. El Ministerio de Cultura no reconoce a los artistas independientes; esto solamente provoca que el Estado se divorcie de la realidad cultural de la sociedad. Hoy en día existen las redes sociales y el internet, el pueblo tarde o temprano llega al contenido y conoce la realidad, pero si los medios masivos oficiales no los aceptan o desacreditan a estos artistas, el pueblo termina desconfiando y no teniendo en cuenta a estos medios. En el caso de la música, nosotros estamos sujetos a una larga burocracia para poder participar en la radio y en la televisión, burocracia que conlleva a corrupción.
Gretell Kairúz: Creo que debemos hablar acerca de lo que nos une, y lo que nos une es que amamos esta tierra, a Cuba, queremos una sociedad que sea bella, próspera. Pero para que eso exista, se necesita de sus hijos, de todos y cada uno de sus hijos, de mi madre que fue alfabetizadora y comunista, y de mi padre que fue gusano. Esa es mi familia y también mi patria.
No me interesan conceptos. Cuba es ajiaco. Esta polis nuestra la llamamos Cuba. Y Cuba necesita de la realización de cada uno de sus hijos. Necesitamos libertad para decir y hacer. A mí me preocupa mucho algo: ¿Qué sociedad tenemos si yo no puedo pensar, decir o hacer? En una Cuba que tiene una gran tradición de pensamiento, que era una luz para América Latina: Martí, Varela… Estos que estamos hoy aquí somos los hijos de esa tradición.
Si no puedo pensar o hacer es porque no puedo soñar. Y sí, sí se puede soñar. Necesito creer que somos capaces de soñar. Todos, los de adentro y los de fuera del país, estamos soñando a Cuba. También creo que no hay una Cuba sin nosotros y sin ustedes (dice dirigiéndose a los funcionarios).
Y yo me pregunto: ¿Es esta la Cuba que queremos dejar a nuestros hijos? Se necesita dialogar y respeto para poder dialogar. Es nuestra responsabilidad la Cuba que vamos a legar a nuestros hijos. Por eso estoy sentada aquí.
Yunior García: Debo decirlo, me siento orgulloso de ser parte de esta reunión. Me siento orgulloso de mi generación, de todos los que estamos acá adentro y de los que nos esperan allá afuera.
Categories: Blog, Política y Sociedad
Tags: 27N, arte cubano

About Author