#27N en Cuba. Memorias de una protesta pública II

#27N en Cuba. Memorias de una protesta pública II
Tania Bruguera: Debo decirles que yo también me siento orgullosa de ustedes y de lo está pasando allá afuera.
La censura en Cuba también es que no se reconozca el arte independiente en Cuba. Yo puedo exponer en el MoMa pero no en mi país. El arte independiente no es enemigo, es un derecho; el artista es independiente por naturaleza.
Tengo varias dudas: ¿Cuál es la relación entre el MININT y el MINCULT? ¿Por qué a mí como artista me atiende el MININT y no el MINCULT?
Ustedes no pueden seguir comportándose como si el arte independiente es su enemigo. ¿Por qué es desde la Institución la única forma de hacer arte? Véannos como competencia pero como una competencia sana.
¿Cuál es la situación con los proyectos independientes? ¿Qué va a pasar con ellos?
Hay que tener cuidado con el uso que se le da a la estética, porque la Institución la utiliza como justificación para censurar a los artistas. Quien único puede criticar las obras de arte son los críticos y el público, no la Institución. A un funcionario no le corresponde decir qué es o no es arte, ni qué es buen o mal arte.
Desde hace 30 años he experimentado la censura en Cuba y los miembros de INSTAR hemos tenido que enfrentar la constante represión de la Seguridad del Estado. La Seguridad nos cita y hostiga, echa ácido debajo de las puertas, lleva a interrogatorios a nuestros tallistas extranjeros invitados… Si quieren saber de dónde sale el dinero de INSTAR, revisen el texto que publiqué hace poco para Hypermedia. Todo es totalmente transparente.
Pero si hablamos de censura hay que decir que no se queda en Cuba, esa censura se ha extendido al exterior. He llegado a eventos artísticos en otros países en los que me han contado cómo allí han ido funcionarios de esta institución a hablar mal de mí y de otros artistas incómodos y críticos, a decir que yo no somos artistas. Y lo hacen, lo sé, para aislarme, para eliminar oportunidades profesionales, no les basta con censurarme en mi propio país ¿Con qué derecho hacen eso? Esto también ha sucedido con frecuencia también con el cine, una película censurada en Cuba es sacada de festivales internacionales por la intervención de funcionarios cubanos.
Ustedes no tienen por qué meterse con las oportunidades profesionales que los artistas cubanos tienen fuera de Cuba, eso está fuera de sus funciones.
Fernando Pérez: Estoy feliz de estar acá, por primera vez siento que acá en el Ministerio de Cultura hay un grupo diverso; eso es un primer paso. Me siento identificado con muchas de sus intervenciones.
Hay que acabar con la censura, las manipulaciones de la prensa oficial, los actos de repudio.
La historia de nuestro país ha sido muy oscura. Hay un principio que se debe respetar que es la libertad de expresión. La libertad de expresión es libre o no lo es, y eso hay que aplicarlo a todas las esferas de la realidad.
No sé si de aquí se saldrá con respuesta, pero tienen que haber respuestas concretas a lo que se ha dicho acá. No podemos seguir negando espacios. Pero no pueden ser promesas, se necesitan respuestas concretas
En la pluralidad, diversidad, está la fuerza de esta nación.
Camila Ramírez Lobón: Desde el momento en que en la constitución se adjetiva a la nación como fidelista, marxista y todo eso, está claro que lo único que esté amparado es el gobierno y se justifica cualquier cosa, contra los derechos ciudadanos.
Yo hoy entré antes que todos acá, con Yunior, en un primer encuentro. Y una funcionaria de ustedes me dijo algo que ya se ha mencionado en los medios, eso de que la calle es de los revolucionarios.
La calle y el espacio público no es de los revolucionarios, sino de todos los ciudadanos nacidos en este país. Y tienen que acabar de entender eso o al menos respetarlo. No se puede atacar las ideas con represión. Un gobierno y la política no pueden, no son sagrados. Ningún gobierno es sagrado, son funcionarios públicos. La política no puede estar por encima de los derechos elementales de las personas; por ese camino se va a la violencia.
Recuerdo un performance de Luis Manuel, Dónde está Mella?, en la que Luis se disfraza de escultura con el rostro de Mella y se para en la Manzana de Gómez como manifestación por la retirada de la escultura que estaba allí por la construcción del nuevo hotel 5 estrellas. Y la seguridad del estado y la policía van, y ustedes mismos, y nuevamente desalojan a Mella. ¿Qué quiere decir eso? ¿Qué están diciendo con eso? Este país no es de ustedes, no es del gobierno. Hay que respetar la palabra.
Estamos desamparados totalmente, en manos de la Seguridad del Estado. ¿Cómo es posible que yo, artista, de 25 años, que peso 50 kg, sea considerada una amenaza para la Seguridad del Estado, simplemente porque piense igual o no esté de acuerdo con el gobierno? ¿Cómo es posible que me manden tenientes coroneles, citaciones, me arresten, me hagan actos de repudio? Basta del mismo discurso para justificar la brutalidad. A los que más están reprimiendo es a los que se están manifestando por vías pacíficas y cívicas, a los que están enseñando cómo construir el disenso. Lo otro que les va a quedar es la represión.
Basta. No den más palos. Que los cambios que vayan a venir sean mediante el respeto, el civismo.
Le pregunto a usted, Vicepresidente de la AHS (dice dirigiéndose a Yaser Toledo), ¿usted cree realmente que los miembros del Movimiento San Isidro son mercenarios? Porque eso es lo que dice la declaración publicada por la AHS.
Yaser Toledo no responde. Evidentemente, no sabe qué decir.
Camila Ramírez Lobón: La pregunta es simple, ¿sí o no?
Yaser Toledo no responde.
Mijaíl Rodríguez: No subestimen el poder del arte. Con esas acciones de represión están mostrando que, efectivamente, le tienen miedo al arte.
Estamos aquí artistas, pueblo en general. Esto es una esperanza. Este momento nos ha unido. Las instituciones nos obligan a separarnos, pero este momento nos ha unido.
A nosotros, como CARDUMEN, jamás nos recibieron cuando acudimos a las instituciones a reclamar. Nosotros estamos hablando de lo que pasa y ustedes no se están enterando. Esta lucha no empezó ayer, lleva años.
Nos duele Cuba y nos importa Cuba. Hemos perdido el miedo gracias a las redes. Y vamos a ser. Tenemos que tomar la calle porque los espacios pequeños que nos han ofrecido no nos han resuelto nada. Estamos hartos.
Hay que salir de aquí con algo constructivo y concreto. El gobierno tiene el deber y la obligación de trabajar para este pueblo.
Reynier Díaz: Mi madre me llamó con miedo cuando supo que yo estaba aquí. Mi madre ha sido toda la vida una mujer revolucionaria y ahora tiene miedo de que yo esté aquí. Eso significa que algo está mal. El miedo es un arma letal. Yo también tengo miedo, pero aquí estoy.
Aquí las personas se han sumado por espontánea voluntad. Aunque a algunos no los han dejado llegar, esta mañana, a las 11, éramos 15, ahora somos 300. ¿Qué dice esto? Que pese al miedo, hay un motivo real, algo que motiva a varias generaciones.
Ulises Padrón: Acá vemos un cambio generacional.
Hoy existe mucha apatía de los jóvenes por la política, por todo, y eso se debe a la inexistencia de espacios de participación. No existen espacios de creación, donde se sientan parte de algo. Los jóvenes necesitan encontrar ese espacio en la sociedad.
Miryorly García Prieto: Espero que esta sea la primera de muchas reuniones para zanjar el abismo entre nosotros y la Institución.
No es la primera vez que nos dirigimos a las instituciones. Tenemos que salir de aquí con los problemas resueltos. Venimos acá con amor, con voluntad de diálogo.
Nosotros no venimos para que nos defiendan, ya aprendimos a defendernos pero queremos que ustedes también participen. Pero, sobre todo, estamos aquí porque les estamos dando una oportunidad. Es responsabilidad de ustedes hacer lo correcto por la cultura cubana.
Lo primero que tenemos que hacer es decir lo correcto, decirle a los jefes qué pensamos. En estos momentos se está mintiendo, se está difamando, se están cometiendo crímenes y, al paso que vamos, algunos pueden incluso morir. Esa es la urgencia.
Yo no me quedo en mi casa pues me siento responsable y las instituciones también serán responsables de lo que suceda.
Las instituciones replican las mentiras del discurso oficial. Los medios están quedando como mentirosos e indignos, pues no están diciendo la verdad y están dando noticias falsas.
Tania Bruguera: Necesitamos escuchar qué nos tienen que proponer, porque allá afuera hay doscientas personas esperando respuestas.
Reynier Leyva Novo: Hoy ha habido allá afuera todo un dispositivo de seguridad policial, de la SE, paramilitares vestidos de civil, patrullas policiales…. Eso solo cabe en una mente enferma. Eso es abuso de poder, intimidación.
No nos hemos ido porque hemos tenido valor y no nos ha dado la gana. Sean conscientes de la presión a la que hemos estado sometidos allá afuera.
Michel Matos: El proceso contra Denis Solís es injusto. Un policía irrumpió en su casa y resulta que el acusado fue él.
La Seguridad del Estado se ha adueñado de la nación. Luis Manuel Otero Alcántara está en huelga de hambre y ha sido golpeado hasta sangrar. Viceministro, golpeado hasta sangrar estando incluso esposado, yo lo he visto. Eso suena a Batista o Machado. La Seguridad del Estado está operando por encima de la ley.
Si Luis Manuel muere, no tendría palabras para decir que más nunca podremos dialogar. Denis Solis no ha tenido ni siquiera derechos. Estamos desesperados.
Katherine Bisquet: Yo fui arrestada por leer poesía a las afueras de la estación policial de Cuba y Chacón. Estoy aquí después de todo eso, después de haber dormido en un calabozo, después de haber hecho una huelga de hambre de la que aún no me he recuperado, después de estar a punto de ver a una persona morir. Estoy aquí dispuesta a dialogar. Esto no es presión, es una responsabilidad de ustedes. Por respeto a todos, necesitamos respuestas.
Jorge Perugorría: Es momento de diálogo. Esto demuestra la diversidad de pensamientos. Todos tienen derecho a ser escuchados. Hoy se ha dado un paso importante, pues se han abierto las puertas de este Ministerio. Esta oportunidad que no debe perder el Ministerio de Cultura cuando estos jóvenes han querido dialogar. Creo que debemos continuar con el diálogo.
Fernando Rojas dice que él no puede responder de manera inmediata, dice además que él no sabe nada del despliegue militar alrededor del MINCULT y de los manifestantes pacíficos. Se muestra incluso ajeno a todos los hechos de represión por parte de la SE narrados por algunos de los presentes. Algunos le dicen que tienen pruebas, pero él ni siquiera les pide verlas. Él sabe, y todos saben que él sabe, aunque lo quiera negar.
Tania Bruguera: Ustedes deben pedir ahora mismo que suelten a Luis Manuel. Llame (dice a Fernando Rojas), llame ahora mismo al funcionario del MININT con el que ustedes trabajan y pida la libertad de Luis Manuel Otero Alcántara.
Fernando Rojas: No Tania, con ese nivel de confrontación yo no puedo dialogar.
Juan Pin Vilar: Yo vine hoy acá sin saber siquiera lo que estaban exigiendo estos muchachos, pero vine a apoyarlos. Y me ha sorprendido que estos sean los que ustedes llaman mercenarios. Si de verdad fueran mercenarios o delincuentes, ya hubiesen puesto una bomba en el Ministerio de Cultura, como hacía el Movimiento 26 de Julio. Si de verdad fueran mercenarios y delincuentes, no pidieran diálogo con ustedes.
Ustedes son los responsables de toda esta situación. Tienen que reconocer a los artistas independientes; tienen derecho a expresarse, y no pueden ser ni reprimidos ni criminalizados por eso.
Categories: Blog, Política y Sociedad

About Author