Contacto

Back to homepage

¿Quiénes Somos?

El Museo de la Disidencia en Cuba (MDC) es una obra de arte creada en el año 2016 por el artista visual Luis Manuel Otero Alcántara y la Historiadora del Arte Yanelys Núñez Leyva. Funciona como una plataforma dinámica que pretende desplegarse online pero también proyectarse de distintas maneras en contextos reales.

Según el Diccionario de la Lengua Española el vocablo “disidir” (Del lat. dissidēre) significa «separarse de la común doctrina, creencia o conducta» y “disidencia” (Del lat. dissidentĭa) «f. Acción y efecto de disidir» o «f. Grave desacuerdo de opiniones». Partiendo de estos conceptos, que no describen una diferenciación o brecha entre sus practicantes por algún tipo de connotación teórica,  el Museo es un proyecto que se acerca a la historia de Cuba asumiendo la disidencia como una marca que afecta a todos los relatos y personajes, amén de las especificidades epocales. Desde esta operatoria se quiere comenzar a re-contextualizar el concepto de ‘disidencia’ afirmando la necesidad actual de diversidad política en Cuba.

El MDC tuvo su estreno durante el Programa de Residencias El Ranchito-AECID-Artista X Artista. Países invitados Cuba, Finlandia, Japón (1 de marzo – 15 de abril 2016) Madrid, España; al cual estuvo vinculado uno de los autores del proyecto, Luis Manuel Otero. En esa oportunidad el MDC se presentó a través de una campaña de merchandising, donde sellos, bolsas, bolígrafos, pulóveres y un video del web site del Museo, recreaban y “vendían” toda la visualidad y la idea construida.

En La Habana, tuvo dos presentaciones ese mismo año, la primera se celebró en el mes de Mayo, en el espacio de Artista x Artista, como parte de un conversatorio organizado para que los  residentes mostraran impresiones y resultados de la beca en El Ranchito. La segunda, se realizó en la casa particular de Luis Manuel Otero, en el municipio Cerro, el 25 de julio, vísperas del día de la Rebeldía Nacional, donde un público más heterogéneo, entre ellos periodistas independientes, artistas, críticos de arte, amigos y vecinos de la propia barriada pudo confrontar las peculiaridades de la obra.

De manera paralela a estos acontecimientos, la co-autora, Yanelys Núñez es sancionada por su centro de trabajo, la revista del Ministerio de Cultura, Revolución y Cultura, con la expulsión definitiva; pues a entender de su directiva, el Museo de la Disidencia estaba en contradicción con su política oficial. Tras esa medida disciplinaria, Núñez comenzó un proceso legal en el que aun trata de reclamar como trabajadora cubana que es, toda la arbitrariedad con la que se ha manejado su caso, así como el derecho a una libertad de expresión y de acción inherente a todo ser humano.

Constituidos como un work in progress, el MDC propone un recorrido por toda la historia de Cuba, desde la colonización hasta la contemporaneidad, aunando bajo el mismo epíteto a todas aquellas personas, organizaciones u hechos que de alguna manera se han opuesto al poder en la isla. Parte importante del museo es ofrecer espacios de diálogos y de creación artística – exposiciones, programas públicos, blog, publicaciones – que transgredan los límites de la sociedad cubana.

Anexo al MDC se halla el Museo de Arte Políticamente Incómodo, el que compila al igual que su portador, todas aquellas obras y artistas que forman parte de la historia contada o no, del arte cubano que sin ser necesariamente consideradas “arte político” respondieron de la manera que pudieron a las contradicciones estéticas, sociales o políticas de sus respectivos tiempos.

El Museo de la Disidencia en Cuba no responde a ningún programa político diseñado por alguno de los grupos que subsisten silenciosamente en la isla. Sus objetivos fundamentales son: generar un diálogo nacional e internacional sobre la comprensión del concepto; explorar cómo la disidencia puede generar el desarrollo de proyectos de nación; y crear una forma artística híbrida que utilice la dinámica de las nuevas tecnologías, con una percepción tradicional del concepto de museo, y a la misma vez que ofrezca la posibilidad de transitar del mundo virtual al mundo real a través de la programación del museo.

Autores

luis-manuel

Luis Manuel Otero Alcántara (La Habana, 1987) Artista Visual. Autodidacta. Realizó estudios de Cultura Física en la Universidad Manuel Fajardo. En su haber cuenta con distintas proyectos personales como Materialización del objeto soñado III realizado en la I Bienal de Asunción, Paraguay y Welcome to Yumas, presentado como parte de Hors-Pistes: La Primavera del amor durante la 12th Bienal de la Habana. También ha participado en diversas exposiciones colectivas tanto dentro como fuera del país entre las que destacan  No sabemos volver solos en El Ranchito-Matadero, España y La madre de todas las artes, Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, Cuba. Comentarios críticos sobre su trabajo se pueden encontrar en Noticias de Artecubano, Havana Times, Cubanet, Art on Cuba, PUBLIC Magazine, Revolución y Cultura, Oncuba Magazine, Vie des arts, etc.

E-Mail: luismanueloteroalcantara@gmail.com

Website: http://luismanueloteroalcantara.com/

yanelys-nunez

Yanelys Nuñez Leyva (La Habana, 1989) Curadora y crítica de arte. Realizó estudios de Historia del Arte en la Facultad de Artes y Letras de La Universidad de La Habana. Desde el 2012 hasta el 2016 formó parte del equipo de especialistas de la galería Espacio Abierto, curando proyectos de artes visuales como Stock, Humor Versus Humor, PullFreight, etc. Algunas de sus publicaciones se pueden encontrar en Noticias de Artecubano, Caimán Barbudo, Cuban Art News, Havana Times y en la revista Revolución y Cultura. Paralelamente y desde el año 2014 ha asistido al artista cubano Luis Manuel Otero Alcántara durante distintos procesos de trabajos independientes como Chong Chong Gang, Por aquí no pasó el Papa, Bodas de Papel-Unidos por el wifi, e Indiam Summer Diary. I love Canada, Canada love me,- estos dos últimos contaron con la curaduría de Catherine Sicot-.

E-Mail: yanelisnu@gmail.com

Contacto